Ahora es el momento de que Trump desescale el conflicto con Irán

Ryan McMaken
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

El 3 de enero, el primer ministro iraquí Adel Abdul Mahdi condenó el asesinato del general iraní Qassem Soleimani y del comandante de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis por parte de Estados Unidos, calificando el ataque aéreo como una «masiva violación de la soberanía». Abdul Mahdi advirtió que el ataque aéreo era «una peligrosa escalada que encenderá la mecha de una guerra destructiva en Iraq, la región y el mundo».

Afortunadamente, no está claro que el más reciente ataque de Estados Unidos a Iraq, en nombre de atacar a Irán, deba llevar a un conflicto más grande con Iraq o Irán. Como lo demostró Daniel McCarthy en The Spectator, no es en absoluto un hecho que el régimen iraní buscará forzar una guerra más grande con Estados Unidos en represalia por la muerte de Soleimani. McCarthy señala correctamente que la mayoría de los regímenes se preocupan principalmente por preservar su propia existencia. El régimen iraní no es diferente, y cualquier guerra a gran escala con Estados Unidos probablemente llevaría al final de ese régimen.

Eso, por supuesto, no sería necesariamente una victoria para Estados Unidos. Como han demostrado Iraq, Afganistán y Libia, los sueños de los defensores del «cambio de régimen» han demostrado repetidamente que están muy equivocados. Cuando Estados Unidos destruye regímenes «rebeldes», como resultado surgen grupos mucho peores, radicalizados y caóticos.

El ataque aéreo del 3 de enero, por muy imprudente que haya sido, no se puede deshacer y ahora es el momento de que Trump desescale este conflicto en curso con Irán y declare que se ha logrado una gran victoria, sea verdad o no, con la muerte de Soleimani. Dados los limitados recursos de Irán, y el hecho de que no representa una amenaza existencial para Estados Unidos en absoluto, ahora es el momento de que el régimen estadounidense se retire de sus continuas amenazas de sanciones adicionales, bombardeos y ocupación militar del territorio iraní.

También es el momento de que Estados Unidos elimine su presencia de 5,000 tropas en Iraq y comience los preparativos para poner fin a lo que los responsables políticos iraquíes están cada vez más dispuestos a llamar violaciones a la soberanía iraquí.

A pesar de su retórica, Donald Trump puede ser un obstáculo para la guerra a gran escala. Ya ha mostrado durante su administración una renuencia a escalar conflictos más allá de los ataques aéreos y las conversaciones beligerantes. Sí, estos ataques aéreos han sido de hecho violaciones tanto del derecho internacional como del derecho natural. Pero los ataques aéreos intermitentes son preferibles a las escaladas a gran escala. La aparente falta de entusiasmo de Trump por las guerras más amplias ya ha quedado demostrada en dos ocasiones. En abril de 2018 (con Siria) y de nuevo en junio de 2019 (con Irán), los defensores de la guerra en Estados Unidos hablaron con esperanza de un conflicto más amplio. En ambos casos, la administración se negó a seguir la belicosidad inicial con invasiones, ocupaciones o movilizaciones a gran escala.

Uno sólo puede esperar que algo similar suceda esta vez.

Pero no hay razón para conformarse con una mera continuación de las amenazas continuas y las posturas belicosas hacia una variedad de Estados extranjeros. Habiendo conseguido su ataque aéreo contra Soleimani, el supuesto cerebro de la agresión iraní en toda la región, es hora de forzar el otro extremo del trato a los intervencionistas de política exterior: reducir los despliegues de tropas extranjeras, recortar los presupuestos militares y seguir una política más amplia de moderación, diplomacia y no intervención en todo el mundo.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *