México no es sólo razón… también es Fe

El rumbo que sostiene la fe y la razón es, también, el curso que lleva el país. Si bien es cierto que la cultura greco-latina-cristiana arribó a la Nueva España en 1520 d.C., aportó propiamente un mensaje de salvación y no una filosofía, no menos cierto es que proporciona respuestas sobreabundantes a las preguntas eternas.

Y no es de extrañar que su contribución a la filosofía en Occidente y en el Nuevo Mundo haya sido la de más alcance en toda la historia de la humanidad.
Desde la filosofía cristiana hasta la edad moderna y al dia de hoy, ¿en qué consistió esa aportación cultural? “Varias han sido pues las formas con que los Padres de Oriente y Occidente han entrado en contacto con las escuelas filosóficas […] No eran pensadores ingenuos”. (n.41)

“Precisamente porque vivían con intensidad el contenido de la fe, sabían llegar a las formas más profundas de la especulación. Por consiguiente, es injusto y reductivo limitar su obra a la sola transposición de las verdades de la fe en categorías filosóficas. Hicieron mucho más. En efecto, fueron capaces de sacar a la luz plenamente lo que todavía permanecía implícito y propedéutico en el pensamiento de los grandes filósofos antiguos”. (n.41)

No creo que la filosofía explícita deba abandonarse a ella misma, como una especie de imperativo racional y asumirse incapaz de romper la estructuras de separación. S. Juan Pablo II califica la continuidad recíproca entre fe y razón con el adjetivo “circularidad” por su relación con los verdaderos problemas que afectan la vida del hombre; pero no sólo eso, sino que anticipa un crecimiento incomparable de la filosofía explícita.

La respuesta al desafío escéptico de la separación fe y razón, plantea a las autoridades educativas interrogantes acerca de quién será capaz de reducir y sanar la herida. A mi modo de ver, nos encontramos, en México, en el mejor momento de la historia para servir a la verdad, a la pasión por la verdad, y no debe aislarse del influjo revelado pues corre el peligro de considerarse autosuficiente y, lo que es peor, omnipotente.

El saber humano no es un “saber absoluto”, lo que no significa que no valga nada. México no es viable solamente desde la razón. El gran problema de México es profundamente espiritual. Intensamente espiritual. Genéticamente educativo.

En los últimos siglos la separación entre fe y razón ha llevado al olvido de la metafísica que permite “ver” al ser humano tal como “es”. Si bien existen avances me parece que son mayores las carencias de aportaciones. Y se cumple lo que decía Gilson: “La metafísica acaba enterrando a sus enterradores”.

“A la parresía -valentía, franqueza, libertad de espíritu para decir la verdad- de la fe debe corresponder la audacia de la razón”. (n.48)

Para lograr un salto de calidad educativo en los planes de estudio, señalo la importancia de instaurar oportunamente el concepto de «circularidad» en los conocimientos de fe y razón.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Rubén Elizondo Sánchez

Un comentario sobre “México no es sólo razón… también es Fe

  • el 21 noviembre, 2019 a las 3:54 pm
    Permalink

    El Absoluto nos lleva a entender la fe; en el entendido que el «saber absoluto» es la razón hacia el Absoluto que es la fe en Él. Esa es la circularidad, la inculturizacion de «ver» al ser humano como «es», respetando su dignidad sin profanar la razón de la persona.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *