Cine con efectos muy especiaIes

El cine –el buen cine– es el que es sabe presentar una muy buena historia, narrada con los amplios recursos del séptimo arte; pero también es el que es capaz de acercarnos a los grandes personajes de la historia. Ver cine del bueno es un acto que remite en nuestro propio interior y nos lleva a querer ser mejores personas y, así, escribir una historia –la de cada uno– que contribuya a transformar de verdad el mundo.

No resulta fácil recrear cinematográficamente la figura de San Pablo, uno de los hombres más influyentes de la historia. Su vida y sus palabras son de una riqueza inagotable. Esta película se acerca a la figura del Apóstol de las gentes con modestia y con mucho.

La intención del director y guionista Andrew Hyatt no es relatar la vida de San Pablo, ni siquiera la mayor parte de la misma. Se concentra en referirnos los últimos días antes de su muerte, durante la segunda cautividad romana, época de la que sabemos más bien poco del apóstol y, por tanto, hay espacios amplios a la imaginación en el relato. No obstante, uno de los méritos de Pablo, apóstol de Cristo es acercar la gigantesca personalidad al gran público, cosa nada fácil de conseguir.

Otro acierto no menos importante es el rigor histórico y teológico de la película. El guión incluye con acierto algunas enseñanzas del apóstol en los diálogos que mantiene con Lucas en prisión, al hilo de sus reflexiones y de algunos relatos de su vida. En gran medida, se trata de palabras de enorme fuerza, muchas de ellas tomadas de las cartas del apóstol a la primitiva comunidad cristiana. En su conjunto estos diálogos certeros contribuyen a perfilar muy bien la figura del Apóstol de las gentes.

Tiene especial valor la solución que la película da al famoso “aguijón en la carne” de San Pablo, que vendría a ser el dolor provocado por la viva conciencia de los crímenes cometidos antes de su conversión.

Resulta también muy oportuno el emocionante discurso del amor, tomado de la epístola  a los corintios, en el contexto de las atrocidades perpetradas por la persecución de Nerón, marco histórico en el que la narración se sitúa.

En conjunto, la película viene siendo una antología de los momentos especialmente significativos de la figura del Apóstol de las gentes.

San Pablo, apóstol de Cristo constituye un singular ejemplo de cine bíblico, muy moderno en su concepción y de gran actualidad por los dolorosos momentos que viven tantos cristianos víctimas de la violencia por la valentía con la que profesan su fe.

…….

Ficha técnica: Pablo, apóstol de Cristo. Dirección: Andrew Hyatt. Intérpretes: James Faulkner, Jim Caviezel, Joanne Whalley, Olivier Martinez, John Lynch, Antonia Campbell-Hughes, Noah Huntley, Alexandra Vino, Yorgos Karamihos. Guión: Andrew Hyatt. Estreno en México: 10 de mayo de 2018.

redaccion.nuevavision@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *