El monopolio monetario del gobierno y el «gran reinicio»

Thorsten Polleit
«Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises»

El sistema de papel moneda sin respaldo es un sistema económica y socialmente destructivo, con consecuencias económicas y sociales de gran alcance y perjudiciales más allá de lo que la mayoría de la gente podría imaginar. El dinero fiduciario es inflacionario, conduce al sobreendeudamiento, beneficia a algunos a expensas de muchos otros, provoca ciclos de auge y caída, corrompe la moralidad de la sociedad y acabará en una gran quiebra.

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) estima que la deuda mundial ascenderá a 277 billones de dólares a finales de 2020, lo que supone un asombroso 365% del producto interno bruto (PIB) mundial. Y esta acumulación de deuda excesiva es el resultado de un sistema de papel moneda sin respaldo.

En estrecha colaboración con los bancos comerciales, los bancos centrales reducen artificialmente la tasa de interés del mercado mediante la expansión del crédito, lo que aumenta la oferta monetaria. El consumo aumenta y el ahorro disminuye, mientras que los gastos de capital aumentan. En conjunto, esto significa que la economía vive por encima de sus posibilidades. Aunque la inyección de nuevos créditos y dinero a tasas de interés artificialmente bajas provoca un aumento inicial de la actividad económica, a este auge le seguirá inevitablemente la caída.

Resulta evidente que los bancos centrales han tomado el control de las tasas de interés del mercado en los últimos años. Las tasas de interés de mercado ya no se determinan «libremente» en el mercado, sino que son dictadas efectivamente por las autoridades monetarias. De hecho, los bancos centrales pueden impedir —y lo hacen— que las tasas de interés del mercado suban, lo que significa que en realidad están interrumpiendo la fuerza correctora que podría convertir el auge artificial en fracaso, manteniendo ese auge durante más tiempo.

Esta política tiene consecuencias que también hay que tener en cuenta. Por ejemplo, cuando los bancos centrales intervienen con éxito en el mercado crediticio y evitan la quiebra, la mala asignación de los escasos recursos continúa y se agrava aún más, aumentando la escala y el alcance de la inevitable crisis en el futuro. Además, la política monetaria de evitar una crisis por cualquier medio permite a las fuerzas anticapitalistas destruir lo poco que queda del sistema de libre mercado. Y eso es exactamente lo que está ocurriendo en todo el mundo.

El Estado se alimenta de las crisis

La crisis de bloqueo dictada políticamente ha ralentizado la actividad económica en muchos países del mundo y, en casos extremos, la ha paralizado. Recesión, quiebras de empresas y desempleo masivo son los resultados. Mientras tanto, los gobiernos —que han provocado el desastre en primer lugar— han «acudido al rescate»: están dejando que sus bancos centrales pongan cantidades cada vez mayores de dinero en las cuentas bancarias de consumidores y productores.

Al depender de este flujo de dinero, un número cada vez mayor de personas y modelos de negocio se vuelven dependientes de las dádivas del gobierno. No hace falta mucho para darse cuenta de que todo este proceso está haciendo claramente el juego a los sectores políticos que quieren hacer crecer el Estado aún más, hacer retroceder los elementos capitalistas que quedan en el sistema económico y establecer un régimen colectivista-socialista, que opera los interruptores hacia una verdadera «transformación socialista».

La historia demuestra que las emergencias y las crisis refuerzan el poder del Estado; y también que es muy difícil arrebatarle el poder una vez que se ha hecho con él. Y cuanto más poderoso sea el Estado, más lo utilizarán los grupos de intereses especiales con recursos —como el complejo militar-industrial, la gran banca, las grandes tecnológicas—, como nos explicaría la teoría económica de la llamada búsqueda de rentas.

Con este telón de fondo, las palabras de moda «gran transformación», «gran reinicio» y «nuevo orden mundial» parecen ser las ideas de las élites políticas y empresariales de hoy, destinadas a sustituir lo poco que queda del sistema de libre mercado e instalar el llamado sistema económico de mando: Se mantiene de nombre la institución de la propiedad, pero en realidad la autoridad central, la élite del poder, es la que determina lo que los propietarios pueden o no hacer con su propiedad.

En un sistema económico de mando, las élites oligárquicas del partido dictarían efectivamente qué es producido por quién, cuándo, dónde y a qué costo, y quién obtiene qué y cuándo del resultado de la producción; y sólo se necesita un paso bastante pequeño —y lógicamente consistente— para transformar el sistema económico de mando en un socialismo absoluto, donde las élites oligárquicas del partido y sus socios serían efectivamente dueños de los medios de producción.

Debemos acabar con el monopolio monetario del Estado

La productividad de una economía dirigida, por no hablar del socialismo en toda regla, no podría mantener, alimentar, vestir y albergar a una población mundial que actualmente ronda los 7.800 millones de personas. De hecho, una economía dirigida o un socialismo total significaría la muerte de millones, si no es que de miles de millones, de personas. Ludwig von Mises (1881-1973) ya lo señaló en 1919: El socialismo es imposible, conduce al caos, al empobrecimiento y a la pérdida total de la libertad individual.

Sin embargo, los ideólogos colectivistas-socialistas y sus partidarios, armando políticamente el «cambio climático» y, más recientemente, la «epidemia de coronavirus», están presionando mucho para abolir el sistema de mercado (o lo poco que queda de él) por completo para imponer un sistema económico de mando, o incluso un régimen socialista, a la humanidad.

Aunque cuentan con el apoyo de un gran número de personas, eso no significa que el socialismo sea inevitable, como los pensadores marxistas-socialistas quieren hacer creer a su público.

Debería quedar claro que el sistema de papel moneda sin respaldo no sólo es una causa de crisis, sino que también es el instrumento central para aquellas fuerzas políticas —a saber, las élites de los partidos oligárquicos y sus partidarios— que quieren derrocar el orden económico y social existente e instalar una dictadura colectivista-socialista. Porque sin que el Estado esté en condiciones de aumentar la oferta monetaria a voluntad, el pueblo sentiría tarde o temprano los verdaderos costos de las maquinaciones del Estado.

Y una vez que la gente entienda los verdaderos costos para sus propias vidas y el bienestar de sus familias y comunidades de la transformación económica orquestada políticamente, seguramente surgirá una resistencia que tiene el potencial de poner fin a un sistema político que erosiona cada vez más las libertades individuales. Por lo que, acabar con el monopolio estatal de producción de dinero y permitir un mercado libre de dinero, es quizá la línea de defensa más eficaz contra la tiranía mundial.
……………………………
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.