Pánico del coronavirus desata «orgía» de gasto público en EU

Gregory Gordon
«Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises»

La vida en Estados Unidos ha sido reformada dramáticamente en las últimas dos semanas. El miedo al coronavirus chino ha eclipsado por completo todas las demás noticias en los EEUU y en el extranjero.

En este momento, el Gran pánico por el coronavirus del 2020 está en el centro, y está llevando a muchos estadounidenses a exigir una acción gubernamental radical a cualquier costo. Y, por supuesto, el gobierno nacional y los gobiernos estatales están dispuestos a complacerlos.

Actualmente la Administración Trump está presionando al Congreso para que distribuya cientos de miles de millones de dólares a los estadounidenses, como una especie de «estímulo» fiscal. El Secretario del Tesoro Steven Mnuchin dijo que la administración está «considerando enviar cheques a los estadounidenses inmediatamente». Esto es después de que supuestamente dijo a los senadores Republicanos que la tasa de desempleo podría alcanzar hasta el 20% este año. Mitt Romney y otros han planteado ideas similares para distribuir dinero en efectivo a los estadounidenses en un momento de emergencia nacional (una política de «dinero para el búnker»), y la fantasía del Ingreso Básico Universal ha sido aparentemente revivida por ahora. El Yang Gang está teniendo su momento.

La administración de Trump también quiere 50 mil millones de dólares en fondos de rescate para la industria aérea. Esto sería presumiblemente además de las vacaciones pagadas y el aumento del seguro de desempleo en el segundo proyecto de ley de la Cámara de Representantes (aprobado por el Senado la semana pasada); el segundo proyecto de ley siguió al primer paquete de 8 mil millones de dólares que fue aprobado hace semanas. El líder de la mayoría, Mitch McConnell, ha señalado su apoyo al más reciente (tercer) paquete de gastos de la Cámara, aconsejando a sus compañeros senadores Republicanos que «se atraganten y voten por él». Y justo en el momento oportuno, Nancy Pelosi y los Demócratas de la Cámara han exigido dinero para los abortos financiados por los contribuyentes a través de la maniobra de la Enmienda Hyde, como parte del paquete de estímulo económico. En total, estamos viendo más de un billón de dólares en nuevos gastos federales.

Esta orgía de gastos se suma a la decisión de la Reserva Federal de esta semana de reducir las tasas de interés a cero y luego comenzar a comprar al menos 700 mil millones de dólares en bonos del gobierno e hipotecarios. La flexibilización cuantitativa está aquí de nuevo, justo a tiempo para apuntalar la mayor economía «en la historia del país»… y para anticipar el día del cálculo de la deuda nacional que parece estar por llegar.

A pesar de las buenas noticias contra el Coronavirus, hay alarmistas, columnistas, personas de la clase dirigente y otras personas serias que son muy críticos con cualquiera que inste a la calma y anime a otros a adoptar un enfoque de «no entrar en pánico». Hay casi una rabia o desdén palpable para aquellos que cuestionan la necesidad —y la constitucionalidad— de cerrar completamente los restaurantes, bares, conferencias, reuniones, fiestas, servicios religiosos y pequeños negocios. No se atrevan a ser sorprendidos preguntando «¿vale la pena el precio que estamos pagando?» o «¿es esto una abundancia de precaución, o una sobredosis?».

Los derechos de los propietarios también han sido objeto de ataques en ciertas jurisdicciones, donde ahora se les prohíbe legalmente desalojar a los inquilinos que están experimentando dificultades financieras debido al coronavirus o al consiguiente bloqueo de la economía. No está claro qué es lo que los propietarios tienen «permitido» hacer cuando los inquilinos dejan de pagar su alquiler.

Sin embargo, hay un resquicio de esperanza en todo el paternalismo económico de mano dura y el autoritarismo progresivo. Mientras que muchos estadounidenses están pidiendo más gobierno en sus vidas, un puñado de otros se están volviendo escépticos de invitar a Washington, D.C., y a los gobiernos estatales a contravenir los principios de nuestra república de federalismo, subsidiariedad y libertad de reunión. Estos escépticos están tranquilamente haciendo sus negocios, localizando sus vidas. Los vecinos están comprando para sus vecinos ancianos, las familias se cuidan unas a otras, y los padres están desafiando a la Reserva Federal y ahorrando para el futuro de sus hijos.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *