Las tasas negativas, el precio que pagamos por la descivilización

Jeff Deist
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

Las terminales Bloomberg, el sistema de software financiero utilizado por innumerables analistas y operadores de todo el mundo, tiene un problema: su sistema no puede fijar el precio de los bonos amortizables utilizando tasas de interés negativas. Los programadores nunca consideraron tal escenario, y por lo tanto, no codificaron el sistema en consecuencia. Por lo tanto, los usuarios reciben un mensaje de error cuando intentan forzar rendimientos de bonos negativos en sus máquinas.

El «error de cálculo» es una metáfora adecuada del estado de la política del Banco Central. Tanto Europa como Asia están ahora inundadas de bonos soberanos y corporativos de rendimiento negativo por valor de 13 billones de dólares, y Alan Greenspan sugiere que las tasas de interés negativas pronto llegarán a Estados Unidos. A pesar de las declaraciones tanto del Sr. Trump como del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sobre la salud de la economía estadounidense, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal se acercó este 18 de septiembre a un territorio negativo, con otro recorte de un cuarto de punto en la tasa de interés de los Fondos Federales, por debajo incluso de un mísero 2%.

Las tasas de interés negativas son sólo el último frente en la era posterior a 2008 de la política monetaria «extraordinaria». Representan un pase Ave María de los banqueros centrales para estimular más préstamos y más deuda, aunque hoy en día hay mucha más deuda global que en 2007. El estímulo es el objetivo asumido de toda la política económica, tanto fiscal como monetaria. El estímulo de la demanda es la manía que nos legó Keynes, o más exactamente sus seguidores. Es la idea absurda de que una economía prospera consumiendo y pidiendo préstamos en lugar de producir y ahorrar. Las tasas de interés negativas invierten todo lo que sabemos sobre economía.

¿Bajo qué escenario alguien prestaría 1,000 dólares para recibir 900 dólares a cambio en algún momento en el futuro? Sólo cuando la alternativa es recibir 800 dólares de vuelta, debido a las intervenciones previstas de los bancos centrales y los gobiernos. Sólo entonces tendría sentido fijar una tasa fija de pérdida de capital. Por «pérdida de capital» quiero decir exactamente eso: cuando no hay un interés positivo recibido, el capital debe ser consumido. No existe un «mercado» para las tasas negativas. El futuro es incierto y siempre existe el riesgo de contraparte. El prestatario podría huir, o incumplir, o declararse en bancarrota. Las condiciones del mercado pueden cambiar durante el curso del préstamo, haciendo que las tasas de interés suban en detrimento del prestamista. La inflación podría aumentar más rápidamente que la tasa de interés nominal acordada. El prestamista podría incluso morir antes del pago.

(En cambio) Las tasas de interés positivas compensan a los prestamistas por todo este riesgo e incertidumbre. El interés, como toda la economía, puede explicarse en última instancia por la naturaleza y la acción humana.

Si, de hecho, las tasas de interés negativas pudieran producirse de forma natural, sin la intervención del Banco Central o del Estado, entonces los libros de texto de economía deben ser revisados con rapidez. Toda teoría del interés contempla el interés positivo pagado sobre el capital prestado. Los economistas clásicos y su teoría de lo «real» dicen que el interés representa un «retorno sobre el capital», no una penalización. El capital disponible para préstamos, como cualquier otro bien, está sujeto a las fuerzas reales de la oferta y la demanda. Pero nadie «vendería» su capital dando también al comprador el pago de intereses, sino que simplemente se aferraría a él y evitaría el riesgo del préstamo.

Los marxistas, por supuesto, piensan que los pagos de intereses representan la explotación por parte de los propietarios de capital que prestan a los trabajadores necesitados. El monto de los intereses pagados además del capital devuelto fue robado al deudor, porque el prestamista no trabajaba para él (ignorando, por supuesto, el riesgo del capitalista). Pero, ¿cómo podría explotarse a un prestatario recibiendo pagos de intereses por los préstamos, es decir, pagando menos de lo que pidió prestado? Así que los marxistas necesitan repensar drásticamente su teoría del interés.

Los austriacos, en cambio, hacen hincapié en el elemento temporal de las tasas de interés, comparando la voluntad del prestamista de renunciar al consumo actual con el deseo del prestatario de pagar una prima por el consumo actual. En la teoría austriaca, las tasas de interés representan el precio al que se encuentran las preferencias temporales relativas de prestamistas y prestatarios. Pero una vez más, las tasas de interés negativas no pueden explicar cómo o por qué alguien aplazaría el consumo sin pago, ¡o de hecho pagaría por hacerlo!

Por supuesto, hay que señalar que los compradores racionales de bonos de rendimiento negativo esperan venderlos antes de su vencimiento, es decir, esperan que los precios de los bonos suban a medida que las tasas de interés bajan aún más. Esperan vender sus bonos a un tonto más grande y generar una ganancia de capital. No están «comprando» la obligación de pagar intereses, sino la posibilidad de revender con fines lucrativos. Por lo tanto, la compra de un bono de rendimiento negativo podría tener sentido como inversión (frente a los compradores de bonos institucionales y de bancos centrales, que con frecuencia mantienen los bonos hasta su vencimiento y, por lo tanto, pagan literalmente para prestar dinero). Pero si y cuando las tasas de interés suben, las pérdidas para los que se quedan con esos 13 billones de dólares en bonos podrían ser asombrosas.

Mientras tanto, un enorme mercado artificial para al menos la deuda nominalmente positiva del Tesoro de Estados Unidos crece, fortaleciendo el dólar y suprimiendo las tasas de interés aquí en casa. Una vez más, el dólar representa la camisa menos sucia en la lavandería. Al Congreso le encanta esto, por supuesto, porque hasta las tasas del 5% harían añicos el presupuesto federal. El aumento de las tasas causaría que el «servicio de la deuda» sea la partida anual más grande en ese presupuesto, por delante del Seguro Social, Medicare y la defensa. Así que podríamos decir que el Congreso y la Reserva Federal están en una relación simbiótica en este punto; el resto del mundo podría llamarlo el «privilegio exorbitante» de Estados Unidos.

Las tasas de interés negativas son el precio que pagamos por los bancos centrales. La destrucción del capital, económico y de otro tipo, es contraria a todo impulso humano. La civilización requiere acumulación y producción; la descivilización ocurre cuando demasiadas personas en una sociedad piden prestado, gastan y consumen más de lo que producen. Ninguna sociedad en la historia de la humanidad ha tenido anteriormente la idea de tasas de interés negativas, así que, al igual que los bancos centrales, ahora estamos en un territorio desconocido.

Nuestro trabajo, entre otros, consiste en llamar la atención de la opinión de la economía austriaca sobre el dinero y la banca antes de que ocurra algo verdaderamente calamitoso.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *