Las escuelas de negocios necesitan economía austriaca

Fernando Monteiro D’Andrea
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

En un reciente tweet, Philip Kotler, autor del libro de marketing más utilizado en las escuelas de negocios de posgrado de todo el mundo, sugirió que el gobierno debería hacer mucho más para reducir la desigualdad, y recomendó cuatro maneras de hacerlo:

1. Aumentar los salarios mínimos.

2. Aumentar la tasa máxima del impuesto sobre la renta.

3. Promulgar un impuesto sobre la riqueza.

4. Aumentar los impuestos sobre el patrimonio.

Al sugerir que el Estado debería de alguna manera poner en práctica estas «soluciones», el profesor Kotler (un estudiante de Friedman, Samuelson y Solow con títulos de la Universidad de Chicago y el MIT) muestra una increíble ignorancia de algunos de los principios económicos más fundamentales que influyen en sus (perspicaces, y me arriesgo a decir, en su mayoría correctos) pensamientos sobre marketing y estrategia.

Otro académico muy respetado de las escuelas de negocios, Henry Mintzberg, también ha abogado por «aumentar el salario mínimo, la necesidad de que el gobierno actúe para detener el cambio climático, que las aplicaciones para compartir viajes están haciendo a la gente pobre e infeliz». Incluso pregunta, en alguna ocasión, «¿cómo puede la gente inteligente ser tan tonta?»

Su pregunta me obliga a preguntarme a mí mismo: «¿Cómo es posible que personas tan conocedoras de sus áreas sean tan ingenuas (por decir lo menos) en economía cuando la disciplina es un tema tan fundamental para las empresas?

Este tipo de posicionamiento público realizado por un académico tan influyente pone de relieve la importancia de promover la economía austriaca en las escuelas de negocios.

Los estudiantes de negocios toman cursos de Estrategia y Marketing que se basan (aunque esto apenas se menciona directamente) en principios económicos sólidos. Por ejemplo, las personas (no los colectivos) actúan, las preferencias son subjetivas, el mercado es dinámico, la influencia de las políticas gubernamentales sobre las empresas existe y es muy fuerte, los mercados están interconectados, etc.

Esos mismos estudiantes están expuestos a varias mezclas de pensamiento económico que carecen de mucha utilidad práctica. Por ejemplo, los libros de texto de monetaristas, keynesianos e incluso marxistas son libros de texto comunes en todo el mundo. En cambio, lo que estos futuros profesionales necesitan es un enfoque más lógico del pensamiento económico.

Afortunadamente, estamos haciendo progresos en este ámbito.

El podcast Economics for Entrepreneurs, presentado por Hunter Hastings, combina el sólido pensamiento económico de la Escuela Austriaca, con discusiones sobre estrategia, marketing y emprendimiento, entre otros temas. Varios académicos asociados con el Instituto Mises enseñan en programas de negocios (ver por ejemplo Peter Klein, Per Bylund y Matt McCaffrey). También han surgido grupos de medios sociales, como «Mises For Business» y «Management Scholars for Free Markets». También hay un gran número de artículos académicos que se están publicando en los que se sintetizan conceptos de economía, gestión y estrategia empresarial austriacas. Se trata de ámbitos que ya tienen mucho en común, y podemos seguir avanzando a partir de ahí.

Al mismo tiempo, todavía hay mucho espacio para crecer.

Aparte de Marketing y Estrategia, hay muchas otras áreas en las que las Escuelas de Negocios pueden aprender estudiando praxeología y cataláctica. El espíritu empresarial y la innovación son algunas de las áreas más obvias en las que los austriacos pueden contribuir; otros temas como los recursos humanos y las finanzas también son candidatos muy fuertes para la investigación potencial. La contabilidad es otra área en la que los austriacos también han comenzado a contribuir. Con una formación personal en ingeniería industrial, incluso creo que campos como el de las operaciones podrían ganar mucho con la comprensión de asuntos como el ciclo económico y, especialmente, con la comprensión de la estructura del capital.

En resumen, hay muchos malentendidos y mala economía que se enseñan a los estudiantes de negocios, forzando a muchos a asistir a cursos que afirman que la teoría en economía es inútil, y que los «datos» lo resuelven todo. En tales programas, necesitamos desesperadamente una revolución austriaca.

Con la sólida comprensión del proceso de mercado que los austriacos son capaces de proporcionar, los estudiantes de negocios, futuros empresarios y profesionales de negocios estarán mejor preparados para operar sus negocios y para comprender mejor a sus consumidores, competidores y su entorno macroeconómico. Además, hablando con esas personas, podremos abrir la puerta a otras partes del pensamiento austro-libertario y, en consecuencia, hacer que más personas crean en las libertades individuales contra la coerción del poder central.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *