En realidad «guerra» comercial es guerra a nuestras libertades

Gary Galles
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

En la escuela, nos enseñaron cómo las analogías, metáforas y símiles describen una cosa en términos de otras. Mucho de lo que «sabemos» es por analogía con otra cosa (las analogías hacen que los significados sean más claros y vívidos).

Las analogías son increíblemente poderosas para extender el entendimiento al producir nuevas y dramáticas percepciones, tales como ver que la corriente eléctrica es como la corriente de agua de alguna manera o que gran parte de la actividad gubernamental es como el saqueo de los piratas. William James lo reconoció cuando escribió «talento para percibir analogías… es el hecho principal en los genios de cada orden».

La capacidad de las analogías para expresar con fuerza ideas y argumentos explica por qué gran parte de lo que se dice, se piensa y se escribe se expresa de esa manera. Pero usar analogías también es peligroso, porque cualquier analogía, por muy útil que sea, es engañosa si se lleva demasiado lejos o se usa en un contexto equivocado.

Por lo tanto, se puede abusar de las analogías para inducir a error de manera efectiva, así como para informar con mayor claridad. Y el abuso ha predominado durante mucho tiempo en el discurso público, como señaló hace mucho tiempo George Orwell en «Politics and the English Language».

Quizás el abuso político más común de las analogías involucra la guerra. Se han declarado guerras gubernamentales sobre todos los problemas imaginables, desde las drogas y la delincuencia hasta la pobreza y el analfabetismo. Pero la imagen de urgencia, determinación y «dar todo lo que tenemos» por el bien del país no concuerda (excepto por el gasto) con las políticas realmente implementadas o sus efectos en los bolsillos de los contribuyentes y en las libertades de los ciudadanos. Más bien, las declaraciones de tales «guerras» son a menudo sólo una retórica dramática utilizada para promover las ideas y programas de los políticos, que a menudo hacen más daño que bien, como las vastas invasiones de la propiedad y la privacidad y el aumento de la violencia y la corrupción desencadenadas por la guerra contra las drogas.

Las imágenes de guerra se invocan para mostrar la determinación de ganar. Pero las guerras no tienen ganadores; sólo los que pierden más y los que pierden menos, como lo ilustran las horribles comparaciones de víctimas. Y las bajas son lo último que buscan los partidarios de los programas sociales, aunque las evaluaciones honestas encontrarían muchas bajas, como en los grandes proyectos de vivienda pública que se convirtieron en «barrios marginales instantáneos» en la Guerra contra la Pobreza. Las guerras también terminan con una rendición formal. Pero las guerras gubernamentales contra la pobreza, las drogas, etc., nunca se pueden ganar de una manera similar.

Oímos hablar de guerras comerciales, en un lenguaje que implica que se trata esencialmente de disputas entre productores nacionales y extranjeros, de modo que el proteccionismo de «nuestras» empresas contra «sus» empresas suena sensato. Desafortunadamente, esto se basa en la idea errónea de que el comercio es un juego de suma cero, de modo que lo que una parte gana a la otra pierde. Sin embargo, tanto los compradores como los vendedores esperan ganar con el comercio, o no participarían voluntariamente, de modo que el comercio cree riqueza, en lugar de conservarla (por qué todo estudio defendible del proteccionismo, que restringe el comercio voluntario, encuentra que destruye la riqueza). Una mejor analogía de la guerra con el proteccionismo es la de los productores nacionales y el gobierno formando una alianza para declarar la guerra a los consumidores nacionales.

Las analogías tienen consecuencias. Son mucho de lo que cada uno de nosotros «sabe». Pero también se utilizan a menudo para engañar, haciendo que las analogías sean potencialmente poderosas para el bien y muy destructivas, como la energía nuclear. Es hora de que reconozcamos ese hecho, ya que el manejo adecuado de las analogías es una fuente importante de conocimientos cruciales y una de nuestras defensas más fuertes contra nuestros propios errores analíticos, así como los intentos de otros de engañarnos. Esto es especialmente cierto, dada la frecuencia con la que se abusa de las analogías para expandir aún más la usurpación gubernamental de nuestras libertades.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
El artículo original se encuentra aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *