Argentina votó por más inflación, gasto e inestabilidad económica

José Niño
«Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises»

La victoria de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner el 27 de octubre de 2019 ha planteado muchas preguntas sobre el futuro económico de Argentina.

Sin embargo, la vuelta al régimen kirchnerista no es un cambio tan grande como muchos suponen. El presidente saliente, Mauricio Macri, no ofreció mucho por el país, económicamente hablando. Un típico tímido gobierno «neoliberal», la administración de Macri mantuvo políticas como el control de precios y el gran gasto. No había un deseo real de romper el control del Estado sobre la frágil economía argentina, lo que muchos esperaban que hiciera Macri cuando fuera elegido en 2015.

Para ser justos, el gobierno que precedió a Macri, que Fernández de Kirchner dirigió de 2007 a 2015, puso a Macri en una posición incómoda. Un consumado populista de izquierda, Fernández de Kirchner se aseguró de explotar los altos precios de las materias primas y el ascenso de China a la economía mundial para impulsar las exportaciones argentinas, al tiempo que utilizaba esos ingresos para financiar una miríada de programas de gasto. Además, realizó diversos controles económicos para «corregir» los errores del supuesto período de libre mercado de los años noventa. Al igual que Hugo Chávez, muchos creían que Fernández de Kirchner encontró una «tercera vía» que volvería a encarrilar a Argentina.

En 2014, el tren de Kirchner se detuvo abruptamente cuando Argentina dejó de pagar su deuda y volvió a su aparentemente perpetuo estado de inestabilidad económica. La inflación volvió a subir a los dos dígitos al 40 por ciento para 2014. Macri aprovechó la incertidumbre económica para marchar hacia la presidencia en 2015, lo que muchos creían que marcaría un nuevo comienzo para Argentina. Para disgusto de los optimistas del libre mercado en América Latina, el gobierno de Macri no entregó lo bueno.

Al adoptar a medias las políticas de mercado, Macri no logró abordar ninguno de los temas fundamentales de la economía argentina. Como resultado, los votantes le dieron la patada el mes pasado. Ahora, los argentinos tendrán que soportar un gobierno de izquierda que probablemente emprenda otra serie de intervenciones que pondrán a la economía en el camino del colapso.

Uno de los principales desafíos a los que tendrá que enfrentarse Argentina en los próximos años es el siempre presente bugaboo de la inflación, que se espera que alcance el 53 por ciento a finales de año. Al igual que Venezuela, que no ha visto una inflación inferior al 10 por ciento desde 1983, Argentina parece estar en una perenne batalla contra ella. Venezuela se ha convertido en el escenario de pesadilla que todos los países latinoamericanos se esfuerzan por evitar. Pero si hay un país que es capaz de alcanzar un estado tan pútrido, es Argentina.

El economista Iván Carrino ha dado una visión general aleccionadora de los problemas inflacionarios de Argentina. Utilizando el año 2018 como año base de comparación, los argentinos de 23 años pasaron el 65 por ciento de sus vidas bajo una inflación de dos dígitos. Para los nacidos a principios de la década de los ochenta, vivieron dos casos turbulentos de hiperinflación en 1985 y 1989.

El único período en el que llegó cierto grado de cordura monetaria a la Argentina fue bajo la administración del Presidente Carlos Menem de 1989 a 1999. Aunque sus reformas no fueron radicales, Menem trajo algo de cordura a la economía argentina al cambiar al sistema de Convertibilidad que vinculó el peso argentino al dólar estadounidense de 1991 a 2002. El cambio a este sistema puso a prueba la inflación por el momento.

Sin embargo, esta base monetaria se construyó sobre un castillo de naipes. El economista Daniel Lacalle argumentó que Argentina «llevó a cabo un subterfugio cambiario al vincular el peso al dólar estadounidense con un tipo de cambio completamente inflado que llevó a la acumulación de desequilibrios» durante esta década.

Para Lacalle, «Argentina no tenía dólares, tenía pesos disfrazados». El economista Steve Hanke se hizo eco de ideas similares comentando que el plan de Convertibilidad se comportaba «más como un banco central» que como un verdadero tablero monetario, donde el gobierno no puede simplemente imprimir dinero con facilidad. A su vez, sólo puede pedir prestado y gravar para cumplir con sus obligaciones de gasto.

Cuando el Banco Central de la República Argentina comenzó a aplicar una política monetaria discrecional y el gobierno dejó que los déficits fiscales se salieran de control y la deuda soberana comenzó a aumentar durante los últimos años de la década de los 90, la estabilidad inusitada de la Argentina pronto se detendría abruptamente a principios del siglo XXI. Después de abandonar su Plan de Convertibilidad en 2002, Argentina volvió a su habitual estado de agitación económica.

Muchos tratarán de explicar la alta inflación de Argentina como un fenómeno aleatorio que afecta a las economías o tratarán de vincularla falazmente con explicaciones vagas como la fluctuación de los precios de las materias primas o la «corrupción».

Estas explicaciones permiten que el verdadero culpable (la expansión monetaria) se libere por completo. La expansión monetaria es el gran facilitador del gasto gubernamental imprudente y de otros esquemas que aumentan el tamaño del gobierno. Después de todo, los impuestos directos no siempre son políticamente populares, especialmente cuando las clases medias y bajas empiezan a soportar el peso de los impuestos. El impuesto furtivo de la inflación servirá para adormecer al público, mientras que los políticos financian alegremente su tesoro de bienes políticos a través de la expansión monetaria.

Ludwig von Mises dio un paso más allá al observar: «La inflación es el complemento fiscal del estatismo y del gobierno arbitrario. Es un engranaje en el complejo de políticas e instituciones que gradualmente conducen al totalitarismo». Esto es particularmente importante para Argentina debido a su economía política de montaña rusa. Argentina no es una excepción a la tendencia del estatismo global que se ha extendido por todo el mundo como un virus durante el último siglo.

En una nota más positiva, los argentinos ahora tienen alternativas interesantes, como Bitcoin, que podrían aliviar algunos de sus problemas monetarios. Sin embargo, para derrotar verdaderamente el flagelo de la inflación, la Argentina debe estar dispuesta a reconocer la raíz de sus males económicos (la política monetaria expansiva) y a golpear con decisión, orientándose hacia una moneda sólida que ya no esté sujeta a los caprichos de los políticos.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *