Argentina, atrapada en el populismo; el pueblo será el perdedor

José Niño
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

El 11 de agosto de 2019, la candidatura presidencial de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner dio un gran golpe electoral contra el actual presidente Mauricio Macri en las elecciones primarias argentinas, y con base en ese resultado podrían ganar con un margen de 16 puntos en las elecciones generales del 27 de octubre de 2019.Muchos en la Izquierda política ven esto como un sólido rechazo a las políticas supuestamente neoliberales de Macri.

Neoliberalismo: ¿realidad o ficción?

Sin embargo, las acusaciones de que el gobierno de Macri es «neoliberal» es una calumnia típica de la política latinoamericana. Si estas críticas se tomaran en serio, tendríamos la impresión de que los países latinoamericanos estaban en camino hacia un orden político libertario cada vez que acudían al Fondo Monetario Internacional en busca de ayuda.

Sin embargo, una inspección cuidadosa de los movimientos políticos reales, y no de los medios de comunicación sensacionalistas, muestra que esta percepción es errónea.

En muchos casos en toda América Latina, como ahora estamos viendo en Argentina, nunca hubo un movimiento genuino hacia el libre mercado. En el mejor de los casos, la mayoría de estos gobiernos están tratando de reparar el mal comportamiento fiscal de administraciones populistas anteriores.

Los jefes de Estado pueden hablar de un gran juego sobre el libre mercado, pero sus acciones políticas cuentan una historia diferente. De vez en cuando, algunos gobiernos pueden hacer bien algunas políticas, pero la inercia institucional y la falta de voluntad política para llevar a cabo las reformas de mercado vuelven a poner a estos países en la senda de la mediocridad económica. La Argentina de Macri es un buen ejemplo.

La predecesora de Macri, Cristina Fernández de Kirchner (CFK), implementó una serie de políticas intervencionistas, como controles monetarios, controles de precios y subsidios para corregir los errores de la anterior década «neoliberal» de los noventa. Gracias a los altos precios de los productos básicos en su sector agrícola, Argentina pudo costear económicamente durante la primera década del siglo XXI. Sin embargo, los pollos finalmente se asentaron una vez que los precios de las materias primas cayeron y las políticas de CFK comenzaron a afectar seriamente a la economía argentina. En 2014, Argentina dejó de pagar su deuda y la inflación comenzó a subir hasta los dos dígitos. Naturalmente, el creciente descontento tras el default de Argentina en 2014 allanó el camino para la elección de Macri en 2015.

La administración Macri no fue de libre mercado

Descrita como «no peronista», la presidencia de Macri fue vista como un rechazo a la anterior política populista de la era Kirchner. Sin embargo, el gobierno de Macri se transformó en otra fase del ciclo repetitivo de inestabilidad económica que ha caracterizado a la política económica argentina durante los últimos 70 años. Ganando por un estrecho margen y sin tener el control del Congreso argentino, Macri se enfrentó a una inercia institucional considerable al tratar de aprobar cualquier reforma económica significativa.

Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas latinoamericanas del Instituto Cato, ofreció un análisis aleccionador del dilema que Macri ha enfrentado durante su presidencia:

Desmantelar los controles monetarios y de precios, recortar los subsidios, reducir el gasto general, controlar el déficit y dominar la inflación no iba a ser fácil.

La pregunta desde el principio fue, ¿qué tipo de enfoque adoptaría Macri con respecto a las reformas? Él optó por el gradualismo. Macri se apresuró a levantar los controles de divisas y devolver a Argentina a los mercados internacionales de bonos, pero fracasó en la reducción del gasto. Así, el déficit fiscal se mantuvo alto, los impuestos continuaron siendo punitivos y la inflación fue alta.

En lugar de implementar audaces reformas de mercado, Macri optó por el camino más transitado: el gradualismo. Con la espalda contra la pared, Macri terminó teniendo que negociar un rescate de 57,000 millones de dólares con el FMI. Cuando se trata con el FMI, siempre es una mezcla. Por un lado, Macri pudo reducir el gasto. Por otro lado, aumentó los impuestos e incluso recuperó los controles de precios en un intento inútil de controlar la inflación. No es exactamente lo que la economía argentina necesita en este momento.

Argentina necesita mercados libres

Lo que está viviendo Argentina es una triste situación que podría haberse evitado si el país hubiera hecho un esfuerzo concertado como el que hizo Chile durante las décadas de los setenta y ochenta para liberalizar su economía. Lamentablemente, Argentina no ha aprendido esta lección y ahora sólo está serpenteando a lo largo del ciclo populista que ha atravesado durante décadas. Aunque no es Venezuela, la negativa de Argentina a adoptar políticas de mercado coherentes la hará susceptible a más reveses económicos y dejará su sistema político totalmente abierto a la explotación de los demagogos.

Los argentinos tienen todas las razones para estar enojados con la actual administración de Macri. Se espera que la inflación aumente al 53 por ciento para diciembre de 2019. Ahora, se habla de que el país podría incurrir en un impago de su deuda, lo que lo convertiría en la novena vez que el país ha incumplido en su historia. Desde 1950, Argentina ha incumplido 7 veces.

En el caso de Argentina, parece que los viejos hábitos políticos son difíciles de erradicar. Así que, no importa quién termine ganando la presidencia en octubre, el pueblo argentino está listo para perder.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *