Ponga la basura en su lugar: ¿el gobierno decide por ti?

Escuché las siguientes palabras en una entrevista de televisión: “El problema que tenemos actualmente de violencia, delitos, abuso de poder, es porque llevamos la vida entera sin un Estado de Derecho verdadero. Es culpa de la maldita impunidad y no de satanás”.

Afirmar que la culpa es de la “maldita impunidad” justifica una solución relativamente fácil: bastará demandar a la impunidad, someterla a juicio e imponerle cadena perpetua. Y se acabó el problema.

La realidad no es así. Existe el Estado de Derecho al mismo tiempo que coexiste la libertad humana. El desgobierno no es sinónimo de incumplimiento de la ley. El verdadero escenario apunta a la anarquía y al desorden en el uso de la libertad personal, por parte de actores públicos y privados.

Si hay errores entonces hay verdades. De no existir elementos de comparación, no habría errores ni equivocaciones como tampoco verdades ni méritos. De ser así, viviríamos en un mundo nuevo en el que el error posee el mismo status que la verdad. La principal consecuencia de este desatino consiste en que no hay decisiones equivocadas ni acertadas. Sería lo mismo “poner la basura en su lugar” y “poner la basura donde se le dé la gana”.

Señalar que México es inmoral en muchos aspectos, significa en realidad que debe de ser moral. Pero la falta de moralidad no se puede atribuir al país, porque sólo es adjudicable a la persona en concreto.

Que el presidente quiera moralizar a México y rescatar las buenas costumbres produce incomodidad en el dia a dia de muchos medios de comunicación. En realidad habría que precisar que el mensaje de López Obrador acusa a los opinadores, porque no entienden bien el recto uso de la libertad. Y no es un asunto de religión. Es un tema que rescata la consideración y el respeto que se deben a la dignidad del ser humano.

Las normas morales de la Cartilla no están determinadas por la situación geográfica o la temporalidad o la época. De ser así, los aliados en la Segunda Guerra Mundial no habrían puesto la basura en su lugar, como lo hicieron en efecto.

El esfuerzo de guerra duró seis años y cobró la vida de millones de seres humanos. Espero que no sea necesario repetir la historia. Necesitamos educación de calidad, corrección y disciplina… y un gran basurero.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Rubén Elizondo Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *