Éxito, Psicología y Educación (II)

2. Traza un Plan de Acción

* Los pensamientos deben cristalizarse en metas concretas.

* Redacta ese plan de modo claro, específico, concreto, breve y completo en lo que deseas conseguir. Evita generalidades y palabras vagas.

* Utiliza la imaginación y ponte a diseñar proyectos. Recuerda que –dentro de un sano realismo– lo que puedes imaginar lo puedes realizar.

* Es vital ser rico en deseos, en ambiciones buenas y cultivar ideales. Lo contrario significa carencia de aprecio por tí y por los demás.

* Este Plan de Acción o de empresa debe ser medible y cotejable periódicamente con el avance logrado en la práctica.

* Evita las demoras, dilaciones y desviaciones. Corrígete continuamente.

* Es necesario aprender a llevar a la práctica los proyectos y/o ideales.

*Recuerda que “la práctica hace al maestro”. Entonces podrás enseñar a los demás a continuar con la permanencia de dicho proyecto.

3.  Mantén una posición ante la vida y disponte a que tus planes se conviertan en realidad

* Espera lo mejor de la vida y disponte a recibirlo, atrae la abundancia.

* Trabaja –con perseverancia que nada hace desfallecer– en pos de tus metas.

* Recuerda que el deseo eficaz de alcanzar las metas, nos lleva al hábito o costumbre de conseguirlas.

* Pero tienes que estar dispuesto a pagar el precio: Paga la “cuota inicial”.

* No hagas caso a las dificultades, amenazas, críticas y al “qué dirán”.

* Pero tampoco las ignores, porque conviene aprender a manejarlas de modo que nos sirvan como catapultas (oportunidades de mejora) para lograr lo que nos proponemos (el éxito), siempre que lo que deseemos y como lo deseamos implique también colaborar en el progreso de los demás.

4. Si el deseo de éxito es auténtico, una vez logrado conviene soñar nuevamente para acrecentar lo alcanzado. Siempre ir a más, de lo contrario se corre el riesgo de perder lo logrado. Esto es válido si constituye un genuino servicio que hace progresar a los demás.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Gabriel Martínez Navarrete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *