El Estado no «rinde cuentas» porque no paga por sus errores

Lee Friday
«Cortesía de la Biblioteca Ludwigvon Mises»

Al tiempo que enfatizan la importancia de la rendición de cuentas dentro del gobierno, la mayoría de los escritores no definen esta palabra de manera significativa.

La rendición de cuentas es la característica que define el mundo de los negocios, que aumenta la prosperidad de las empresas exitosas y de los consumidores a los que sirven. En contraste, la rendición de cuentas no existe dentro del gobierno. Así, a medida que aumenta el tamaño y el alcance del gobierno, disminuye la prosperidad del público en general.

Si usted rompe la ventana de su vecino, accidente o no, usted paga por el reemplazo. Ya sea que usted haya pagado voluntariamente o haya sido presionado a pagar, es probable que los otros vecinos estén de acuerdo en que este es un remedio apropiado. Usted causó el daño, y pagó dinero para revertir el daño. La compensación sale de su propio bolsillo. Se le ha hecho responsable de sus acciones.

En contraste, cuando un partido gobernante pierde una elección, la mayoría de la gente dice que los políticos han sido responsabilizados por sus errores. De hecho, los expertos siempre nos dicen: «Si no te gusta el Estado, no te olvides de votar, porque esta es tu oportunidad de responsabilizar a los políticos».

¿En serio? ¿Así es como definimos la rendición de cuentas en la política? ¿Se alivian nuestra ira y frustración cuando echamos a los vagos de la oficina? ¿Es suficiente con ver a políticos con los ojos llorosos pronunciar discursos de concesión en la noche de las elecciones?

¿Han utilizado estos políticos sus recursos personales para remediar la situación reembolsando a los consumidores decenas de miles de millones de dólares? ¡No! Pierden las elecciones, pero no son responsabilizados por sus acciones. Del mismo modo, si camino por el vecindario y rompo todas las ventanas de todas las casas, entonces pierdo mi trabajo, ¿se me ha hecho responsable a los ojos de mis vecinos? No es probable.

Tras considerar tres ejemplos, podemos enfatizar aún más la falta de rendición de cuentas dentro del gobierno frente a la rendición de cuentas universal que caracteriza las acciones de los individuos y las empresas.

Conclusión

Observamos cómo se transfirió la riqueza de los consumidores de Ontario a los productores de energía de Ontario, de los contribuyentes de Walnut Creek a un departamento de policía ineficaz de Walnut Creek, y de los contribuyentes de Toronto al contratista favorito del Ayuntamiento.

Estos son sólo tres ejemplos entre miles de personas de todos los niveles de gobierno en prácticamente todos los países.

Todos esos planes se basan en la falta de responsabilidad por su desarrollo. Nadie está obligado a revertir el daño que causó. El gobierno no es más que un mecanismo de transferencia coercitiva de riqueza.

Por lo tanto, la rendición de cuentas dentro del gobierno no puede mejorarse, pero podemos reducir el daño resultante de la falta de rendición de cuentas reduciendo el presupuesto del Estado. ¿Cuánto? El cielo es el límite. Cuando reducimos el tamaño y el alcance del gobierno, aumentamos la libertad, la paz y la prosperidad del pueblo.

Se trata de conceptos sencillos que los escritores de los medios de comunicación más importantes harían bien en comprender.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.