El canto de las sirenas

Sirenas suenan y suenan y no dejan de sonar durante todo el día, al menos en mi alcaldia; pero, según me han comentado, en otros rumbos de la Ciudad de México también sucede, ya que ésta parece ser la nueva modalidad de vigilancia que está implementando el gobierno de Claudia Sheinbaum.
Antiguamente, hace años, seguro recordará usted el silbato del velador que pasaba con su bicicleta por las noches avisando que estaba trabajando. Pero eran otros tiempos. En la actualidad, ante la realidad que vivimos, resulta estresante el escuchar frecuentemente el pitido molesto de las patrullas y de las motos del personal de policía, que si bien hay que reconocer que buscan disuadir con ello a los delincuentes, también sucede que nos paran de pestañas durante todo el santo día.
¿Será la manera correcta de desalentar a los ladrones y criminales? Pienso que puede ayudar, pero sólo si se aplica el rigor de la ley y la justicia a los delincuentes.  Es muy frecuente el enterarnos de que alguno de los delincuentes que fue capturado es reincidente y tenía en su haber delitos como portación de armas de fuego, robo de autos, etc., etc.
Si el imperio de la ley no se ve por ningún lado, podrán sonar todas las sirenas que tenemos, pero los resultados seguramente serán mínimos, ya que la ciudadanía se percatará que la impunidad campea en el país y los estados de la República Mexicana, lo que se traduce en un mayor estímulo para que los maleantes sigan cometiendo delitos.
Esto no es difícil de deducir, puesto que los índices siguen registrando el crecimiento de delitos de toda índole, y no ocurre nada que nos pueda llevar a pensar que las cosas puedan cambiar en poco tiempo.
Así, entonces,las sirenas seguirán sonando y haciendo su labor de advertir que la policia está próxima, pero … ¿y la justicia?
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Francisco Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *