¿Cómo puedes identificar un noviazgo violento?

Un taxista me comentaba: “Yo soy hijo de padre golpeador, así que me dije: Cuando yo me case, voy a golpear a mi mujer hasta mandarla a la cocina, y más si sale de la casa sin avisarme; pero no sucedió así, sino que siempre he respetado a mi esposa y nunca le he dicho ni siquiera la palabra ‘tonta’. Nos llevamos de maravilla y procuramos estar cerca de Dios cada día. Me casé a los 21 años, ahora llevamos 23 años de casados y somos muy felices, aunque le he batallado para sacar adelante a los hijos”. Este hombre tuvo suerte de cambiar desde que se casó, pues se tomó en serio la responsabilidad que supone casarse.

Un hombre hijo de padre golpeador, tiende a repetir esa conducta; por ello, intenta, amiga lectora, conocer a la persona que te gusta antes de salir con ella, para que no te lleves sorpresas desagradables. Empieza por conocer a su familia, aunque sea de oídas.

¿Qué características tiene la persona violenta?

El hombre o la mujer violenta te va a criticar constantemente, sobre todo en lo referente a tu aspecto físico; va a intentar controlar tu forma de vestir, de hablar y de pensar; va a tratar de cambiar tu conducta y tu vida. Para ello, todo el tiempo quiere estar contigo, saber lo que haces y con quien tratas. Te amenaza en lo referente al trabajo o al estudio, a las amistades y a tus costumbres. Te culpa de lo que sucede y trata de convencerte de que así es. Te presiona o te obliga a participar en actividades sexuales. Se burla de ti y te avergüenza delante de tus amigos; es una persona celosa y, por todo ello, te hace daño.

La violencia en una relación de pareja es una acción o una omisión, puede ser física, emocional y/o sexual, con el fin de dominar a la otra persona. Se utiliza el ataque a la autoestima, los insultos, el chantaje, la manipulación y, por último, la agresión física, los golpes.

La violencia en el noviazgo comienza siendo psicológica, cuando pasa el tiempo empieza a ser violencia física y luego se pasa a la violencia sexual. Si el novio de entrada trata de violar a su novia, o al revés, hay allí una señal de aviso de que esa persona no te merece.

Muchos jóvenes de hoy no piensan, se dejan llevar por la costumbre. A lo mejor no están enamorados, pero no se lo cuestionan, no se dan tiempo para analizar su situación personal, cuando lo más importante en la adolescencia y en la juventud es el conocimiento de uno mismo.

Tres de cada diez adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo, y las que se casan con esos hombres, normalmente siguen siendo maltratadas en el matrimonio. Si esto pasa en tu noviazgo corta por lo sano.

redaccion.nuevavision@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.