Algunos principios de la convivencia social

Jesucristo tuvo trato -con miles de personas- con deseos de servir (salvar) sobrenatural y humanamente a todos. Trató a niños llenos de inocencia y sencillez; a enfermos y a personas pobres; a hombres cultos y pudientes; a pobres y gente de clase media. Tuvo amigos íntimos (Betania). Muestra gran aprecio por la familia.

El Señor nos dio ejemplo de amor al prójimo y supo entregarse a los demás hasta la muerte de Cruz  Nosotros  necesitamos formarnos, aprender a ser santos como Él, que es perfecto Dios  y perfecto Hombre.

Aprender a ser personas abiertas, con capacidad de hacer amistades profundas. Dispuestos a comprender y a disculpar. No juzgar nunca las intenciones de los demás.

Convivió con todos: Trató  con personas muy distintas: En la familia, en el trabajo, en el vecindario. Gente con caracteres, formación cultural y humana y modos de ser diferentes. Vivió con ellos, todas las virtudes. Por ejemplo:

* Olvido de sí: Pensar en los demás antes de pensar en uno mismo. Se puede hacer con caridad. . Enriquece a todos.

* Comprender a los demás:   Aceptar al otro con optimismo, con sus virtudes y defectos .mirarlos con simpatía inicial y creciente.

* Alegría: Nace de ser y sentirnos hijos de Dios. Se manifiesta en la sonrisa oportuna o en un gesto amable. Hace posible el diálogo y conversación. Anima a superar con buen ánimo las numerosas contradicciones de la vida.

* Cordialidad y amistad: que gran cosa poder llamar amigos con quienes trabajamos y estudiamos, padres, etc. Hacen posible la amistad: la comprensión, la lealtad, el espíritu de colaboración, el optimismo, el desinterés. Especialmente las amistades profundas entre padres e hijos y hermanos.

* Gratitud: Recuerdo afectuoso de un beneficio recibido, con el deseo de corresponder de algún modo.

* Afabilidad: Ordena las relaciones de los hombres con sus semejantes, tanto en hechos como en palabras:

+ Nos lleva a hacer la vida más grata a los demás. Tranquiliza la convivencia. Otras cualidades o virtudes  que llevan a hacer la existencia amable en la vida cotidiana:

– Generosidad, buen humor, buena educación, el orden, la sonrisa, el cariño, tener en cuenta los gustos de los demás.

+ Es necesario que de las virtudes sociales tengamos una gran provisión y que estén a la mano, pues se han de usar de continuo, ejemplos:

– Disentir de los demás, con caridad, sin hacernos antipáticos.

– Actitud firme y continua, sin humillar, ni despreciar: sino apreciando y aprendiendo de los demás.

– Fraternidad. Ver en los demás hijos de Dios, que merecen cariño, respeto, atención y consideración.

– Tratar a todos: sin detenernos en sus defectos y deficiencias, que de alguna u otra manera los tenemos todos.

– Hacernos el encontradizo con algunos.

* Benignidad e indulgencia: juzgar positivamente a las personas y su actuación  (ver menos lo negativo)

* Respeto mutuo: Mirar a los demás como imágenes irrepetibles de Dios. Venerar la imagen de Dios (lo bueno) que hay en cada persona.
…….
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Gabriel Martínez Navarrete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *