Aborto vs Feminismo Realista

Todos los humanos morimos de un paro cardiaco. Sí, efectivamente, siempre la muerte llega al humano con un paro cardiaco. Si se tiene un paro respiratorio, se pone un respirador y la muerte no llega; si se tiene pérdida de sangre, se ponen transfusiones y la muerte no llega, y así podríamos seguir enumerando tantos casos como enfermedades y traumas hay. De hecho en el acta de defunción, cuando se menciona la causa de muerte, en realidad debería decir: “Causa del paro cardiaco” o “Causa de la interrupción del flujo de sangre”.

Desde este punto de vista se puede llegar a la conclusión de que el asesinato es el paro cardiaco intencionalmente provocado por humanos, utilizando agentes físicos (un balazo), químicos (un veneno) y/o emocionales (provocar una angustia tremenda).

Sabemos ya que el final de la vida llega con un “paro cardiaco”, aunque más bien podríamos decir que la vida finaliza cuando se “interrumpe el flujo de sangre”, porque así podríamos abarcar también el paro cardiaco artificial que se produce en un trasplante de corazón en el que una máquina mantiene el flujo de sangre mientras se “para” el corazón enfermo y se reanima el corazón sano ajeno.

Bien, ya sabemos entonces cuándo termina la vida. Ahora, vale la pena preguntarse ¿Cuándo comienza?: ¿Cuando ocurre el primer latido? ¿Cuándo pasa el primer flujo de sangre?

Un equipo fundado por British Heart Foundation, en la Universidad de Oxford, ha descubierto que en tan sólo 16 días después de la concepción, el corazón de un humano ¡comienza a latir! El estudio fue publicado en la revista científica eLife, e indica que el primer latido se produce apenas se forma la medialuna cardíaca, que es una etapa temprana en el desarrollo del corazón.
British Heart Foudation es la mayor fuente de financiamiento de Reino Unido para la investigación de la cardiopatía congénita, con millones de libras invertidas en cada proyecto; y todo es posible gracias a las donaciones y al apoyo público.

El asesinato entonces puede ocurrir desde los 16 días de concebido en adelante, ya sea que esté en el vientre materno o fuera de él.

El aborto es un asesinato cuando un corpúsculo humano con actividad cardiaca se encuentra aún en el vientre materno. Así es que, hacer que el aborto sea legal, libre y gratuito, es nada menos que matar mexicanos en forma legal, libre y gratuitamente.

Hablando claro: en pleno siglo XXI, cuando una mujer resulta embarazada es porque hubo un descuido de parte de ella y/o de él. Aquí en México, donde se reparten condones y anti-conceptivos a mansalva, se puede decir que un embarazo no deseado es una irresponsabilidad (de él y de ella), y si los gobiernos federal y estatales quieren despenalizar el aborto, están haciendo una población irresponsable, donde un grave descuido es solucionado gratuitamente por el mismo gobierno. Podemos aplicar a los gobiernos de México aquella vieja máxima aplicada a los hijos: ¿Quieres un hijo irresponsable? Quítale responsabilidades.

A muchos, muchísimos mexicanos y mexicanas nos gustaría ver en México a un movimiento realmente feminista, que realmente peleara por los derechos de la mujer, aquí y en todo el mundo. Nos gustaría ver y participar en movimientos que exigen una justicia real contra los feminicidas y machos abusadores, pero más gusto le daría a las mujeres de todo el mundo si viéramos a muchos y muchas feministas exigiendo al Senado de la República romper relaciones político-comerciales y prohibir la entrada de ciudadanos de los países que toleran de alguna forma la clitoridectomía o MGF (mutilación de los genitales femeninos), que según la ONU y la OMS son casi la totalidad de países de mayoría musulmana, aunque también hay sorpresas como Colombia y Perú.

También romper con países donde se les niegan derechos políticos a las mujeres (básicamente países de mayoría musulmana), porque no debemos olvidar a la gran mujer que fue Benazir Bhutto, primera ministra de Pakistán, quien demostró al mundo entero que el “Islam” y las mujeres no están peleados. (Por cierto esta gran mujer siempre estuvo a favor de la vida y en contra del aborto).
…………………………..
@NuevaVisionInfo
redaccion@diarionuevavision.com
Celedonio J. Sainz Espuñes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.