Los bancos centrales no siempre han sido tan malos como son ahora

Marcia Christoff-Kurapovna
“Cortesía de la Biblioteca Ludwig von Mises”

Hace mucho tiempo, en un lejano universo de sana política fiscal, existía una institución, entonces nueva en el mundo de la banca y las finanzas internacionales, llamada Banco de la Reserva Federal, cuya principal preocupación del día, el día de su fundación el 13 de diciembre de 1913, era tener grandes reservas de efectivo respaldadas por aún mayores reservas de oro suficientes para “ganarse la confianza del público”. Era inusual un tipo de organización donde las directivas de política crudas y simplistas como “seguridad y buen juicio” , “Dinero legal” y “orden monetario normal” no poseían ninguno de los razonamientos sofisticados de “política de tasa de interés cero“, “helicóptero Ben” y “alivio cuantitativo” que caracterizan a la progenie de los últimos tiempos del Banco. Pocos banqueros estadounidenses en ese momento realmente querían que una “Fed”, temerosa de que el público -y los propios banqueros- no entendieran cuál era su misión: es decir, no ser una fuente interminable de crédito fácil y rescates. De hecho era totalmente otro mundo.

“Siempre hay muchos ciudadanos y algunos banqueros que creen que existe un banco central con el fin de facilitar el crédito en todo momento y que cualquier banco puede obtenerlo sin dificultad, sin importar cuál sea su condición o las circunstancias bajo las cuales desea los préstamos“, escribió Thomas Conway, Jr., en un artículo seminal, “La política financiera de los bancos de la Reserva Federal” en The Journal of Political Economy, en abril de 1914. Un banco central, como “el banco de los banqueros”, se esperaba de manera general que hiciera lo que se suponía que los bancos de la comunidad deberían hacer por el empresario individual y el depositante, “y esto no significa que sea libre de atender generosamente a un banco sin indagar sobre el propósito del préstamo”, continuó Conway. “Tampoco significa que esté obligado a rescatar a todos los bancos que se encuentren en serias dificultades”.

Los primeros fundadores de la Fed tomaron su modelo de los bancos centrales británicos y franceses, en particular, de los estrictos códigos de conducta monetaria de esos bancos. Sin querer idealizar la época, se puede decir que el conservadurismo fiscal fue de hecho el orden internacional del día y los modelos del poderoso Banco de Inglaterra y del Banco de Francia hacían de las altas tasas de reserva el imperativo de la naciente Reserva Federal. Antes de los días de los bancos de la Fed, no existía ninguna agencia que dirigiera a los bancos para evitar una expansión crediticia indebida como la que precedió a la crisis de 1907. La situación económica general de la época era comparativamente sólida y la crisis era en gran parte consecuencia de la inflación excesiva causada por los bancos. “La importancia de una gran reserva no se puede enfatizar demasiado”, escribió Conway, “y los directores de estas instituciones deben ser forzados por la opinión pública, si es necesario, a darse cuenta de que son depositarios de la prosperidad de la nación y que deben llevar grandes reservas”. Conway agregó: “Sería muy inseguro para los bancos de la Reserva Federal acostumbrarse a permitir que sus reservas caigan por debajo del 50% y los requisitos de seguridad, por lo menos en los primeros años, cuando el sistema se está poniendo en funcionamiento, sean que las reservas deban estar a un nivel del 75%“.

La Ley de Reserva Federal había estipulado que cada banco de la Reserva Federal retendría “reservas en oro o dinero legal de no menos del 35% contra depósitos y reservas en oro de no menos del 40% contra sus notas de la Reserva Federal en circulación real”. La inflación no era vista como una amenaza debido a este gran almacén de oro. Aun así, la prudencia y la precaución dominaron el día. Como señaló Charles Sumner Hamlin, el primer presidente de la Fed: “Mientras las reservas de los bancos de la Reserva Federal estén por encima del punto exigido por la seguridad y el buen juicio, no hay razón por la cual las demandas de fondos por parte de un banco miembro no sean resueltas con el dinero de curso legal y el oro en las bóvedas de los bancos de reserva”. Luego advirtió: “Pero cuando las reservas de los bancos de reserva caigan hasta el punto en que cualquier agotamiento adicional los debilite o cause ansiedad entre banqueros y empresarios, los Bancos de Reserva Federal debería prescindir de toda idea de que su ahorro pueda hacerlo pagando con dinero de curso legal y deberán recurrir a la práctica de emitir notas de la Reserva Federal”.

Es interesante observar que después de la Primera Guerra Mundial, los gobernadores de los bancos centrales británicos y franceses se mantuvieron tan conservadores como siempre, insistiendo en poner su hogar fiscal en orden a los estándares anteriores a la guerra. La “política monetaria” keynesiana y el gentil estado-benefactor no se habían convertido aún en el opio intelectual de moda entre estos economistas filósofos. Esa mentalidad se describe en un colorido artículo, “Un análisis de la condición de los bancos centrales de Inglaterra, Francia y los Estados Unidos 1911-1919”, publicado en una revista de economía del MIT de septiembre de 1919, que detalla una reunión de enero del “Comité Especial de Moneda e Intercambio Extranjero después de la Guerra” encabezado por Lord Cunliffe, entonces Gobernador del Banco de Inglaterra. Cunliffe expresó cautela ante los estragos del financiamiento de la guerra por parte del estado y su amenaza al patrón oro. Reconociendo el inevitable estrés fiscal de los gastos de guerra, Cunliffe sostenía que la práctica había llevado a “una desviación efectiva del patrón oro, a una depreciación real aunque no medida de la moneda en términos de oro, y a la suspensión de la reconocida maquinaria del Banco de Inglaterra para controlar las tasas de descuento, los intercambios extranjeros y la oferta de oro”. Instó al Comité a restablecer” sin demora “las condiciones necesarias para el mantenimiento de un patrón oro efectivo” y también exigió “, como pasos esenciales en este restauración, el final de los préstamos del gobierno y el reembolso anticipado de los valores del gobierno en poder de los bancos, la reducción gradual en la emisión de billetes y su eventual reemplazo por notas del Banco de Inglaterra”.

El mismo sentido de urgencia fiscal se mantuvo para el Banco de Francia al final de la Segunda Guerra Mundial, cuyas autoridades también rechazaron la deuda y la impresión dinero, y “miraron con gran recelo el aumento en la emisión de billetes” por los “atrasos extraordinarios en forma de anticipos al estado”, como se detalla en el artículo citado anteriormente. A fines de 1918 estas deudas habían alcanzado un total de más de 20.000 millones de francos (el 60% de los billetes en circulación), a pesar de los esfuerzos del Banco por reducir los préstamos concedidos al Estado. El Gobernador del Banco de Francia, Georges Pallain, se disculpó por esta situación declarando en una asamblea de accionistas en enero de 1919: “La emisión excesiva de billetes de banco, el elemento principal en la lista de nuestros pasivos, pesa mucho en las condiciones de cambio y agrava la crisis en los precios… El reembolso de la deuda del estado al Banco es la condición necesaria para esto, y el único medio para restablecer el orden monetario normal”.

Tras observar de cerca la situación en Europa, los Estados Unidos confiaban en su actitud prudente. Aldoph Miller, jefe de la Reserva Federal de Nueva York, escribió en 1921 sobre la política de la Reserva Federal: “Los tres elementos principales de la política de un banco central o sistema de instituciones de reserva se revelan mejor en relación con la actitud hacia 1) el oro 2) moneda 3) crédito “. Señaló con orgullo: “El sistema de reservas federales ha cumplido [estas] pruebas en general con notable éxito”.

Sin embargo, años antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, las semillas de la corrupción del “banco de los banqueros” -mayormente un visión en blanco y negro del mundo-su obsesivo conservadurismo fiscal, su enfoque en los fundamentos, su sospecha de cualquier cosa que “aliviara” o restringiera menos los estándares de crédito, estaba cediendo a líneas filosóficas e intelectuales borrosas y a caprichos del lenguaje. “Cada vez es más difícil distinguir la política monetaria y económica”, escribió el académico Harold D. Gideonese, en un ensayo “Money and Finance” de mayo de 1934. “Estamos lejos de un momento en que los asesores económicos puedan establecer un ‘patrón oro’ “sin preocuparse por problemas relacionados, como los pagos de la deuda y su relación con la política arancelaria de un país acreedor”.

Incluso ya en 1920 los banqueros se hicieron eco de la experiencia de los gobernadores del Banco de Inglaterra y del Banco de Francia al advertir contra la magia de imprimir dinero de las tendencias del banco central y que la panacea de cualquier crisis fiscal era la disciplina. A. Barton Hepburn del Chase National Bank, entonces presidente de esa institución, en un animado discurso titulado “Una discusión sobre las políticas financieras en relación con la inflación gubernamental” de junio de 1920 a la Academia de Ciencias Políticas en la ciudad de Nueva York declaró: “Hemos luchado aquí en este país durante cuarenta años para enmendar nuestras arcaicas leyes bancarias, y finalmente lo hemos logrado […] Pero la administración del sistema bancario de la Reserva Federal lo ha convertido en un banco central; el sistema está absolutamente dominado por la Junta de la Reserva Federal en Washington y el Secretario del Tesoro, en particular el último, debido a las necesidades extremas del Gobierno en sus operaciones financieras durante la guerra. En su administración, creo que el sistema merece todo el crédito, y debemos felicitarnos por tenerlo en vigor en nuestro país. El Dr. Willis aludió al hecho de que era considerado como un superhombre y se esperaba de él más de lo que se podía imaginar; eso es verdad. […] Ahora no podemos tener un pánico de escasez monetaria, pero podremos tener pánicos en este país, y a menos que esté muy equivocado, nos dirigimos hacia uno ahora; existen todos los elementos de peligro, no solo debajo, sino directamente sobre la superficie, y ninguna panacea los corregirá excepto la economía y el conservadurismo”.

“Al menos en teoría, en los viejos tiempos era lo suficientemente simple”, escribió un boquiabierto W. Randolph Burgess, jefe de la Reserva Federal de Nueva York, en 1938. “En el extraño y actual mundo nuevo, donde los viejos augurios del oro perdieron su significado anterior, ¿dónde está el haz de radio que el banquero central puede seguir? Como se señala en este artículo, “los hombres de su época y de fines del siglo XIX entendían el significado de esa pregunta y, más importante, el por qué se la tiene que formular”. Pero el suyo era un mundo diferente, cuando una noción anticuada, como “la confianza pública” guiaba la política y ser conservador era la perspectiva más orientada hacia el futuro que uno podía adoptar.

…….

El artículo original se encuentra aquí.
redaccion.nuevavision@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *